08-06-2015

taller de mamas y bebes.... eutonia y movimiento

Proponemos un espacio de encuentro de mamas con bebes

Para compartir con pares una actividad corporal y también tus experiencias

Para descubrir y explorar movimientos que te ayuden a sostener a tu bebe y poder sostenerte, sin que tu cuerpo se tensione

Para poder conectarte con vos de una manera diferente


 




23-06-2014

Derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento (Ley Nacional)

Ley Nacional 25.929 sobre los derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento.




23-06-2014

Embarazo - Otra mirada

Estás embarazada / están embarazados.

Comienzan a transitar esta nueva etapa, en la que se presentan nuevos interrogantes.

Te das cuenta de que no es “la dulce espera”, aunque tanta gente lo dice. A veces comienzan los vómitos desde el principio. Otras, dolores de distintas partes del cuerpo que quizás no sabías que existían… no sólo a la mamá, sino también al papá. “Hay que estar feliz” porque fue buscado, fue querido, y sin embargo no es la felicidad completa. Quizás tenemos que entender que en la vida el estado de felicidad no existe, existen momentos felices y momentos tristes, o momentos alegres y momentos con angustia, que los estados emocionales son muchos y el embarazo no produce un cambio a la plenitud.

Es importante saber que incrementar el contacto con uno mismo, con la pareja, y de ambos con el bebe puede ayudar a enfrentar la vida de otro modo.

¿Qué significa esto de “incrementar el contacto”? ¿Cómo es? ¿Cómo se hace?

Es potenciar la mirada interna y no estar pendiente de la mirada externa. ¿Qué significa? Es no estar esperando que nos digan qué hay que hacer o hacer lo que pensamos que están esperando que hagamos. Es saber qué es lo que queremos, qué necesitamos y hacer de acuerdo a ello.

Con el Método de Embarazo y Nacimiento Eutónico se hacen trabajos que aumentan la percepción de uno mismo, ayudan a percibir qué es lo que cada uno siente, a percibir las tensiones, a darse cuenta de incomodidades (en el cuerpo, en la posición que cada uno elige), a ”sentir el cuerpo”, esto es, a “sentirse”. Haciendo distintos movimientos, aprendiendo a sentir qué cambios se producen en el cuerpo al hacerlos, llevando la atención a qué otros cambios, además de los corporales, se producen; al darse cuenta de que el ser humano es una unidad, de que cuando hay cambios corporales se pueden producir cambios emocionales, y de que con el contacto se producen cambios psicofísicos.

A partir de estos trabajos se puede estar más presente, al estar en contacto con uno mismo nos podemos dar cuenta de qué hacer con las tensiones, incomodidades, saber que uno puede conectarse con éstas para modificarlas. Al estar en contacto con uno mismo, nos podemos dar cuenta de que todos somos personas distintas, y a partir de esto existe la posibilidad de “no pretender que el otro haga lo que yo quiero”, sea el otro mi bebé, mi pareja; otro, tiene distintos gustos, distintos intereses, otras necesidades, placeres, displaceres, que yo; esto es importante para compartir la vida con la pareja y para poder dejar crecer al hijo.

Es un aprendizaje que puede surgir desde la experiencia de entrar en contacto con uno mismo. Se puede tener otra mirada para decidir lo que quiere en la vida, lo que quiere para su hijo, lo que quiere para el momento del nacimiento de su hijo.

Es importante saber que el contacto con uno mismo ayuda a poder elegir. ¿Se puede elegir en la vida? Sí. Uno puede saber que se puede no repetir lo que le enseñaron, sino que puede elegir de acuerdo a sus sentimientos, pensamientos, emociones.

Estando en contacto, le podés trasmitir a tu bebé que está en la panza sentimientos, principios, comportamientos, que consideres importantes en la vida. Se ha comprobado que los bebes en el útero aprenden. También es cierto que para poder hacer contacto con el hijo y con uno mismo hay que transitar un aprendizaje.

Los bebés que nacen luego de que sus padres hacen este trabajo en el embarazo los llamamos “bebes eutónicos”. Son bebés tranquilos y en contacto con sus papás. Sus papás aprendieron a observar, a aprender con y de ellos. No dan por sentado el cómo se tienen que comportar, sino que se van conociendo al mismo tiempo. Esto da tiempos distintos, sabiendo que los padres se van haciendo, se van formando como tales en contacto con sus hijos; ningún padre o madre sabe serlo sin tener la experiencia de “ese” hijo que nace.